Algunas personas suelen pensar que solo tomando determinados suplementos deportivos conseguirán aumentar su masa muscular o eliminar grasa. Esto es un error bastante común, ya que estos productos solo ayudan a complementar la alimentación y el entrenamiento. Los tipos de ejercicios que se realicen definirán los cambios y adaptaciones que tendrá el cuerpo, tanto a niveles metabólicos como morfológicos. De modo que, el suplemento que escojas debe estar acorde al entrenamiento que vayas a llevar cabo, pues no generará cambios significativos de otra manera.

suplementos para el gimnasio

Si bien es cierto que hay algunos productos que nos pueden ayudar a mejorar los resultados de nuestro entrenamiento, hay que tener claro que lo que mejores resultados da y seguirá dando es seguir una dieta en la que la comida tal cual premie por encima de los químicos, y sobre todo alimentos protéicos, carbohidratos complejos y grasas saludables que nos ayuden a ir ganando masa muscular de forma progresiva. ¿Cuál es el secreto en este caso? Tener paciencia, ser constante y seguir una dieta completa y algunos suplementos para principiantes que te permitan tener ese extra a la hora de ir al gimnasio.

En cada momento y situación hay necesidades nutricionales muy distintas, requiriendo suplementos  con diferentes clases de composiciones. Lo más recomendable es tener a la mano dos o tres tipos de productos que se puedan administrar durante el día, y que permitan optar por el más adecuado según sus ingredientes y propiedades.

A lo largo de la temporada de acondicionamiento físico para alguna competencia, o en los periodos que conforman el entrenamiento de cualquier persona, los hidrolizados son esenciales para la recuperación de los músculos y otras partes del cuerpo. Dependiendo los objetivos que tengas, estos suplementos deportivos se convertirán en tu mejor alternativa para alcanzarlos de una manera eficiente. A continuación, encontrarás información sobre sus efectos y los porcentajes de proteínas y carbohidratos que pueden tener.

Los que presentan una mayor cantidad de proteínas, y prácticamente nada de hidratos de carbono, suelen ser utilizados para complementar ciertas comidas. Mucha gente los toma junto al desayuno, que usualmente es alto en carbohidratos por los cereales y las frutas que se incluyen. Asimismo, resultan ideales para las personas que están limitadas a una dieta vegetariana estricta o en caso tengan problemas digestivos.

Por otro lado, cuando son altos en proteínas y bajos en carbohidratos su ingesta puede realizarse entre horas o después de entrenar, incluso algunos especialistas aseguran que son perfectos para antes de dormir, ya que el organismo necesita de aminoácidos. Para este propósito, los mejores son los suplementos deportivos de asimilación lenta, como el caseinato cálcico.

Cuando la proporción se invierte, y la presencia de hidratos de carbono supera a la de proteínas, nos encontramos con los suplementos que son denominados “weight gainers”. Este tipo de productos está enfocado a la ganancia de masa muscular durante los entrenamientos de alta intensidad, donde hay una mayor exigencia de calorías para reponer la energía, y luego disponer de ella. También son adecuados para los deportes de resistencia, pues estimulan la recuperación.